NUESTRA META INMEDIATA

 

por Dr. R. L. Hymers, Jr.

La gente en nuestra iglesia debe ser enseñada exactamente lo que Cristo le enseñó a los Discípulos – a ir a hacer discípulos ellos mismos. Cristo dijo que los Discípulos debían hacer otros discípulos. Luego debían enseñarles a los nuevos discípulos exactamente lo que Cristo les enseño – a evangelizar y hacer nuevos discípulos ellos mismos.

 “enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Mateo 28:20. LBLA.

Los Discípulos originales fueron enseñados a evangelizar, o sea, hacer más discípulos. Luego estos nuevos discípulos fueron enseñados a “guardar todas las cosas” que Cristo le había mandado a los Apóstoles originales – que deberían ser enseñados, entre otras cosas, a hacer nuevos discípulos ellos mismos, enseñarle a otros a evangelizar como ellos fueron enseñados por Cristo. Hay una cadena irrompible de esto a través de los siglos. Un grupo de Cristianos debe enseñarle al próximo grupo la misma cosa que a ellos les fue enseñada – “haced discípulos a todas las naciones” ellos mismos.

Este  método de que una generación le enseñe a la otra generación a “que guarden todas las cosas” que Cristo le enseñó a los Apóstoles originales no tiene fin. Hasta el fin del mundo, los cristianos deben continuar enseñándole a los nuevos conversos a evangelizar. Tal como Cristo les enseñó a los Apóstoles, nosotros debemos enseñarle al próximo grupo de jóvenes cristianos a hacer la misma cosa,

“enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado” Mateo 28:20. LBLA.

Deja un comentario